HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES


En el programa del año 1954 figura la primera programación de los recorridos procesionales de la Semana Santa en el que puede leerse: Domingo de Ramos, "a las 8 de la noche, en Santa María, sermón de los Dolores, por D. Julián del Olmo, a continuación, procesión con La Doloroso, por las calles de Alejandro R. de Valcárcel, Plaza del Caudillo, Reyes Católicos, terminando en el punto de partida". (Este año figura en el orden de la procesión conjunta del Viernes Santo a cargo de la Cofradía de la Asunción). La imagen de la Virgen de los Dolores se compra en Madrid, posiblemente, a finales de los años cuarenta, su procedencia es de los Talleres de Arte Cristiano de Olot (Gerona); aunque no hay documentación al respecto, se sabe que la imagen fue un regalo de la familia Seijas-Berdugo para que las mujeres de Aranda pudieran participar en las procesiones de Semana Santa, ya que en las cofradías tradicionales no se las dejaba ingresar; en esta primera etapa no llegó a tener hermandad propia; se desconoce concretamente en qué año empezó a procesionar, pero se deduce que antes del 50 ya lo hacía.
En el año 1956, al reorganizarse la Semana Santa, los actos se pasan a celebrar el viernes de dolores.

En el 59 deja de salir en la procesión del Viernes Santo y en el 61 se produce una nueva reorganización al dejar de procesionar las imágenes de la Flagelación y Jesús de la Caída, los actos de los Dolores pasan entonces a celebrarse el Martes Santo según figura en el programa: "a las 8 de la noche, en la iglesia de la Vera-Cruz (Santa María se encuentra este año en obras), rosario, novena y sermón de los Dolores por el Rvdo. Adolfo Mecerreyes, coadjutor de Santo Domingo, procesión de La Doloroso, por la plaza de San Antonio, San Antonio, y San Francisco, para re.qre.sar al punto de partida". En el 62 vuelve a celebrarse en Santa María, una vez concluidas las obras, hasta el 64, último año que se celebran los actos y procesión de los Dolores. A partir de este año el Martes Santo se celebra un vía-crucis sin acompañamiento de ninguna imagen.
En los años ochenta las mujeres quieren tomar parte activa en las procesiones de Semana Santa y procurando que nadie las vea se meten en los desfiles procesionales, esta circunstancia se comenta en la Coordinadora de Cofradías y la primera conclusión a la que se llega es tratar de recuperar la imagen de la Virgen de los Dolores y ver la posibilidad de crear una hermandad bajo esta advocación y que pueda estar integrada únicamente por mujeres; tras numerosos contactos con algunas interesadas, múltiples reuniones y dificultades varias, en 1990 se redactan los estatutos de la nueva hermandad de Nuestra Señora de los Dolores y en 1991 realiza su primera salida procesional una vez recuperada la imagen de la Virgen, olvidada en la parroquia de Santa María durante varios lustros; en el programa de este año se puede leer: "Martes Santo 26 de marzo, 9 de la noche, procesión Virgen de los Dolores, Parroquia Santa María, con el siguiente recorrido: Plaza Santa María, Sral. Berdugo, Avda. de los Caídos, San Francisco, Arias de Miranda, Comandante Requejo, Alcolea y Plaza de Santa María." Eligen el Martes Santo para desfilar al ser el día que continuaba vacío desde entonces.
En el año 1995, al fundarse la hermandad Jesús Camino del Calvario, las proponen el realizar la procesión del encuentro, a lo que acceden, quedando desde ese año, el Martes Santo, con dos hermandades que procesionan desde parroquias diferentes; llegados a la confluencia del Arco Isilla se produce el encuentro entre Jesús, que va camino del calvario, y su madre, momento en el que un sacerdote dirige la palabra a los asistentes; este acto se ha convertido en uno de los que más afluencia de gente reúne en los días de la Semana Santa. La hermandad comenzó con 68 hermanas y en la actualidad la conforman 190, no cuenta con banda propia, siendo acompañadas el Martes Santo por la banda de cornetas y tambores de Cruz Roja y el Viernes Santo por la banda municipal Villa de Aranda, en el año 2002 el acompañamiento lo han efectuado los dulzai-neros de la Escuela Municipal de Folclore. Visten para la procesión traje de chaqueta negro con peineta y mantilla española, zapatos y guantes negros de rejilla, al cuello llevan medalla de plata con la efigie de la Virgen, emblema de la hermandad y única joya que les está permitida lucir en la procesión, se alumbran con cirio eléctrico. Celebran la fiesta de la hermandad el primer domingo de octubre al coincidir el 15 de septiembre, festividad de la Virgen de los Dolores, con las fiestas patronales de Aranda.