COFRADÍA DEL SANTO CRISTO DE LA SALUD Y NUESTRA SEÑORA VIRGEN DE LA SOLEDAD

la soledad 0bEn el año 1557 el Obispo de Osma, D. Pedro Alvarez de Acosta, pide a la orden de dominicos que se haga cargo del convento que piensa construir en Aranda de Duero con el nombre de Sancti Spiritus. D. Pedro, hombre de gran sensibilidad artística, encarga a los mejores artistas de la época la ejecución, tanto de la obra de fábrica como la de sus ornamentos, incluidos los retablos y tallas; el 8 de abril de 1562 se consagra el altar mayor por el propio Obispo. La imagen del Santo Cristo de la Salud es obra del siglo XVI, contratada posiblemente por b. Pedro, ya que se encargó de forma muy directa en todo lo referido a esta fundación; lamentablemente la identidad de su autor nos es desconocida pero está muy relacionada con los seguidores de Juni y Becerra, aunque guarda ciertas semejanzas con las obras de Esteban Jordán; en cuanto a la cofradía, y a falta de datos, ya que los estatutos y primeros libros desaparecieron en el saqueo que sufrió el convento durante la francesada, podemos aventurar que pudo fundarse en la amplia franja que estaría comprendida entre la segunda mitad del siglo XVI y la primera mitad del XVII celebrando sus actos el 14 de septiembre para festejar la Exaltación de la Santa Cruz.


La misión principal de la orden dominica es la de predicar el mensaje de Cristo, por esta razón las pláticas de sus cultos gozan de justa fama. En el convento de Arando se celebraba la tarde-noche del Viernes Santo el sermón dedicado a la soledad de la Virgen María, (en el año 1698 un cronista local habla en sus escritos sobre la celebración del sermón a la soledad de la Virgen), y por alguna razón que se desconoce y en fecha que tampoco se puede precisar, es la Cofradía del Santo Cristo de la Salud, quizás a petición de los mismos frailes, la encargada de su organización, quedando vinculado este acto a la cofradía hasta nuestros días; aunque se ignora el momento de las primeras procesiones, de ellas se sabe que a finales del siglo XVIII o principios del XIX se celebraban con una imagen ves tida, de pequeño tamaño, hoy desaparecida.
En el año 1808 y ante la llegada de las tropas francesas a la villa los dominicos abandonan el convento y en el 1812 es parcialmente quemado salvándose afortunadamente la iglesia, en el 1814 regresan los dominicos tras la marcha de los franceses encontrándose el edificio en lamentables condiciones. Durante los años de la ocupación francesa la imagen se veneró en la parroquia de Santa María a donde había sido trasladada por la cofradía, retornando a su retablo el año 1819 a pesar de lo precario del edificio.
Tras intentar levantar lo derribado y recuperar lo perdido, los dominicos reciben el golpe final con la desamortización y la exclaustración del año 1835. Al quedar clausurado el convento, hoy desaparecido, la cofradía traslada de nuevo la imagen a la parroquia de Santa María de forma provisional ya que el retablo fue trasladado a la parroquia de San Juan Bautista y colocado el 21 de febrero de 1836 en la capilla de D. Isidro Calderón, más conocida por "Las Calderonas", con el oportuno permiso de sus propietarios, pero cuando la cofradía quiere recuperar la imagen para trasladarla a San Juan, donde querían establecerse, reciben la negativa de Santa María', esta desagradable situación se mantendrá hasta el año 1869 en que se decide trasladar el retablo a Santa María donde quedará la cofradía hasta nuestros días.
Definitivamente asentada, los actos litúrgicos se normalizan, celebrando la noche del Viernes Santo el sermón a la Virgen de la Soledad seguido de una corta procesión, que da la vuelta por la Plaza Mayor, acompañada de los cofrades vestidos de calle y con cirios de cera, y en el mes de septiembre la fiesta del Santo Cristo de la Salud con sus vísperas, celebración de la eucaristía, el día principal, y misa de difuntos al día siguiente, tras la cuál se celebraba el cabildo anual. Solamente se realiza procesión con su imagen los años en que la iglesia celebra efemérides de relevancia especial, como fue el 23 de noviembre de 1913 que procesionó en las celebraciones de las Fiestas Constantinianas (XVI centenario de la paz de la iglesia); posteriormente y según los programas de mano de Semana Santa vuelve a procesionar los años 1957, el Viernes Santo por la noche, y 1959, el Martes Santo en el Vía-Crucis; aunque se anuncia su salida para el año 1960 el libro de actas nos dice que la cofradía decide finalmente no procesionario.
En el año 1950 Doña Marta Berdugo Seijas regala a la cofradía la actual imagen de la Virgen de la Soledad con su ropa procesional, que todavía utiliza, en un momento que en Arando se quiere dar a la Semana Santa mayor realce; para colaborar en este proyecto la cofradía se hace hábitos de nazareno, eligiéndose túnica de color blanco con botonadura y cíngulo negro, capirote negro adornado con bordado en la esclavina que representa a la Virgen, consistente en un corazón de color rojo traspasado por siete espadas y coronado con el emblema del Ave María y capa negra con bordado sobre el hombro izquierdo que representa al Santo Cristo de la Salud, consistente en una cruz de color morado en el interior de una corona de espinas de color marrón, el hábito va confeccionado en tela de raso y se completa con guantes, zapatos negros y cirio eléctrico. La Virgen de la Soledad fue realizada en Madrid por el escultor D. Víctor (Sonzález Sil, su estilo es el de una imagen de candelero para vestir; este escultor realiza el año 1954 la canastilla en madera dorada del trono procesional según el modelo que se le facilita, por fotografía, del trono de la Magdalena de Andújar, (Jaén).
Según los programas de mano de Semana Santa, en los años 1956 y 1958 la procesión de la Virgen se realiza en Sábado Santo; en 1961 los actos se celebran en la iglesia de la Vera-Cruz, por estar en obras la iglesia de Santa María y en 1989 se traslada, de forma estable, la procesión de la noche del Viernes Santo a la tarde-noche del Sábado Santo motivado por el amplio horario de la procesión en la que todas las cofradías acompañan a la Cofradía del Santo Entierro.
En el verano de 1992 se restauran los dos lienzos del estandarte por la cofrade y restauradora Lara Simón Jiménez; en febrero de 1995 se restauran la canastilla del trono procesional y la imagen de la Virgen de la Soledad por D. Luis Cristóbal Antón y en el verano del 2000 se restaura la imagen del Santo Cristo de la Salud, a cargo del mismo restaurador, desfilando en procesión ambas imágenes el 24 de septiembre, fiesta de la cofradía, para celebrar el jubileo del año 2000, en conmemoración del nacimiento de Jesucristo, y el cincuentenario de la imagen de la Virgen de la Soledad; el proyecto de la cofradía era procesionar la imagen del Santo Cristo de la Salud en la Semana Santa del año 2000 pero a consecuencia de la lluvia tuvo que suspenderse y realizarse por el interior de la iglesia de Santa María; será a partir de este año cuando las dos imágenes empiecen a procesionar juntas el Sábado Santo, de forma continuada, según acuerdo de la cofradía.
En la actualidad la cofradía esta integrada por 445 cofrades, hombres y mujeres, estas últimas son admitidas como integrantes el año 1988. Los actos de la cofradía consisten en acudir a la procesión que acompaña al Santo Entierro la tarde del Viernes Santo; el sermón de la Soledad y procesión con las imágenes de Ntra. Sra. Virgen de la Soledad y el Santo Cristo de la Salud la tarde-noche del Sábado Santo, y los actos ya especificados en el mes de septiembre. Debido a que las fiestas patronales de Arando en honor a la Virgen de las Viñas suelen coincidir con su festividad, en el año 1990 se traslada la celebración al último domingo de septiembre